Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Sexo: ¿te duele después de hacerlo? Quizá sea por esto...

Existen diferentes razones por las que una mujer puede sentir dolor después de tener relaciones sexuales. También existen diferentes síntomas y lo más recomendable es acudir a revisión con tu ginecóloga de confianza.

Foto: Shutterstock | Es común sentir dolor después de tener sexo.

ESPECIAL.- Si después de tener relaciones sexuales comenzaste a sentir dolor en el vientre o en otras partes de tu cuerpo —ya sea dentro de la vagina, ardor cerca de la vulva o como si te hubieran golpeado en la pelvis—, no eres la única mujer a la que le sucede tras el sexo.

TE RECOMENDAMOS: ¿No sabes a dónde escaparte en Semana Santa? Te damos 8 ideas

El sexo se supone que se debe sentir muy bien, sin embargo, el dolor durante o luego de las relaciones sexuales es más común de lo que piensas. El doctor Michael Ingber, director de uroginecología del Saint Clare's Health System en Nueva Jersey, explicó a la revista Health que una de cada tres mujeres tienen dolor luego del coito.

Por eso, te explicamos seis causas comunes por las cuales puedes sentir molestias luego de tener relaciones sexuales.

El pene de tu pareja es muy grande

El doctor Ingber explicó que en esta ocasión, el tamaño sí importa, porque "el grupo muscular que rodea la vagina y otros órganos pélvicos puede contraerse y permanecer así después de la penetración". Además, señaló que la vagina promedio no mide más de 12.7 centímetros, así que un hombre "promedio" que tenga un pene de 15.2 centímetros puede causar un traumatismo significativo en el suelo pélvico que puede ocasionar dolor después del sexo.

Tienes una infección en las vías urinarias

Una infección en las vías urinarias (IVU) causa dolor dentro y alrededor de la zona púbica por espasmos en los músculos que rodean los órganos pélvicos. Ingber explicó que durante la penetración en el sexo, esos espasmos pueden multiplicarse causando aún más dolor. Los síntomas más comunes de una IVU son olor fuerte en la orina, dolor al orinar y en la vejiga o sangre en la orina, entre otros, pero se puede curar con una receta de antibióticos.

Eres alérgica al semen de tu pareja

Aunque es muy raro, la alergia al semen existe. Los síntomas que puedes presentar son locales como hinchazón y picazón, o sistémicos (que se presentan en todo el cuerpo) como la sensación de una quemadura severa, secreciones o escalofríos, fiebre y presión arterial baja. Para prevenirlos es recomendable usar condón durante el sexo o se puede tratar con medicamentos.

Tienes un quiste ovárico

Los quistes en los ovarios, cuando son benignos, en su mayoría desaparecen dos o tres meses después sin que te des cuenta de que tuviste uno. Pero en algunas ocasiones, pueden ocasionar dolor en la parte inferior derecha o izquierda de la pelvis, justo donde están tus ovarios, y si son muy grandes, puedes sentir dolor en el vientre y calambres durante y después del sexo, explicó a Health la doctora Kecia Gaither.

La doctora señaló que los quistes ováricos pueden detectarse mediante un ultrasonido y tu ginecóloga obstetra puede recomendarte esperar a que desaparezca con el tiempo o, si el dolor es muy intenso, una cirugía para removerlo.

Tienes la enfermedad pélvica inflamatoria

Esta enfermedad es una infección en los órganos superiores del tracto reproductivo, que normalmente es el resultado de una enfermedad de transmisión sexual no tratada.

La enfermedad puede manifestarse con dolor pélvico, cicatrización y en algunos casos, infertilidad. Durante el sexo, puedes sentir dolor en la parte más profunda de tu área pélvica y el doctor Ingber recomienda ir al ginecólogo inmediatamente si sospechas que tienes este padecimiento, que puede ser tratado con antibióticos.

Tienes endometriosis

Esta condición es causada por tejido uterino que migra hacia la cavidad pélvica, formando quistes en los ovarios, peritoneo, vejiga y alrededor de los músculos pélvicos. Si el tejido se adhiere atrás de la vagina, el sexo penetrativo puede ser doloroso. Este trastorno no es curable, pero se puede tratar con medicación o cirugía.

IH