user-icon user-icon
  • Clima
    • Monterrey 28ºC 21ºC Min. 32ºC Máx.
    • Cloudy
    • Próximos 5 días
      • Viernes
      • 20º / 32º
      • Cloudy
      • Sábado
      • 19º / 33º
      • Cloudy
      • Domingo
      • 18º / 24º
      • Cloudy
      • Lunes
      • 16º / 18º
      • Cloudy
      • Martes
      • 16º / 28º
      • Cloudy
    • Pronóstico en video Abimael Salas nos da el pronóstico del tiempo en Monterrey para este miércoles 17 de abril de 2024.
    • Abimael Salas nos da el pronóstico del tiempo en Monterrey para este miércoles 17 de abril de 2024.
      • Video
      • media-content

META 24

Eugenio Hernández, candidato a Senador en Tamaulipas, asegura que no busca la venganza política

"Geño", llamado así por sus seguidores, habló a Grupo Multimedios su paso por la cárcel y sus aspiraciones políticas.

Denisse Romero Tamaulipas /

Eugenio Hernández, candidato al Senado por el Partido Verde en Tamaulipas y ex mandatario de esa entidad, pasó seis años en la cárcel, pero hoy se encuentra en libertad y listo para volver a la vida política.

Hoy, "Geño", como le llaman sus simpatizantes, recuerda su paso por la cárcel, como una de sus hijas se unió a los artesanos que están en la prisión para hacer un negocio de bolsas, y como se dio tiempo para enseñarle yoga y ajedrez a sus compañeros. 

A continuación, la plataforma MILENIO-Multimedios reproduce parte de esta conversación.

¿Se veía hace unos años 'encampañado'? Definitivamente que no, estaba encerrado, y ahora me han invitado a participar con el candidato al Senado y lo hago con mucho gusto, con mucho entusiasmo y con muchas ganas de ayudar a transformar Tamaulipas.

¿Qué lo hizo cambiar de opinión?

Pues, te voy a comentar, cuando a mí me aprehendieron y me encerraron, yo ya estaba retirado totalmente de la política.

Pero después de este encierro, que estuve casi seis años y cuando salí tampoco creas que andaba muy inquieto por participar, sino me llegaron las invitaciones de varios partidos, te lo tengo que decir.

¿De cuáles partidos?

Principalmente del Verde Ecologista. Me llegaron las invitaciones y en especial esta me agradó porque yo fui candidato al Verde Ecologista en el 2004, cuando fui candidato a gobernador era el PRI y el partido Verde Ecologista.

Entonces, no es ajeno para mí este partido, no es nuevo, lo conozco muy bien, conozco a sus dirigentes y me gustó también este partido porque este partido va con la transformación de México, con la transformación de Tamaulipas.

El gobernador Américo Villarreal ganó también por parte del Verde Ecologista, entonces el doctor Américo, es un amigo, un aliado, lo respeto mucho y quiero colaborar con él. 

Asegura que no busca venganza

Inmediatamente pensó, sí, regreso a la política a buscar venganza, ¿podría ser?

No, de ninguna manera, eso no está ni en mi vocabulario. Yo no soy quien para vengarme, para impartir justicia, no soy ni Ministerio Público, ni procurador, ni autoridad para ese tipo de cosas.

Fíjate que yo decidí perdonar a los que me ofendieron, los que me hicieron daño y eso me liberó de una carga de resentimientos y cosas de esas.

Yo estoy aquí para servir a Tamaulipas y me siento ahora más capaz, me siento más centrado, me siento más completo para poder servir desde el Senado a Tamaulipas y a los tamauliperos.

¿No es fácil perdonar?, ¿cómo le llevó ese proceso?

Pues fue una decisión que tomé para liberarme de cualquier sentimiento que me hace daño, más a mí que a cualquier otra persona.

Eso no quiere decir que no quiera yo justicia, porque es eso es aparte.

Pero finalmente yo creo en la justicia, en la justicia divina, sobre todo, el karma que llega tarde o temprano a todos. Pues en ese sentido, yo no tengo ni que mover ni un dedo para que se haga justicia, porque el universo, el karma, se hace cargo de eso.

Entonces, ¿para qué me atormento yo generando sentimientos de odio, resentimiento? No, no tiene caso. Ya me liberé de todo eso, afortunadamente, y me siento muy bien.

¿Estuvo encarcelado injustamente?

Muy injustamente. Fui un persiguido político, fui un preso político, y no dicho por mí, dicho por jueces federales, que me otorgaron todos los amparos a mi favor.

Fui exonerado totalmente de todas las acusaciones que me hicieron aquí en Tamaulipas. Tengo pendiente un proceso administrativo, que es el proceso de extradición. Es una solicitud que hizo Estados Unidos, pero desde un principio, en ese caso, el juez federal determinó que yo no debía ser extraditado a Estados Unidos porque se violaría la constitución de nuestro país.

Aún así, Relaciones Exteriores otorgó la extradición. Por eso, me fui al amparo y ahorita estamos en un proceso de amparo, el cual tengo toda la plena confianza, porque ya conozco la justicia federal, que se va a resolver conforme a derecho en los próximos meses.

¿Eso no le impide participar en este proceso?

Definitivamente que no, porque todos tenemos nuestros derechos políticos vigentes. Aunque tengamos una acusación vigente, aunque tengas un proceso, tú puedes estar participando en política, porque hasta que no seas sentenciado o culpable es cuando ya la ley impide que tú seas, que votes y seas votado.

De hecho, todos los internos, los pirados de su libertad, los penales del país, pueden votar cuando están en proceso, ya cuando están sentenciados, no pueden votar.

Bueno, hasta Trump está en campaña en Estados Unidos siendo acusado por delitos, no sé de qué tipo. O sea, es un principio universal de la presunción de inocencia. Nadie es culpable hasta que se muestre lo contrario.

Y yo te quiero decir que yo ya demostré ante las autoridades que soy inocente. Que todo fue inventado, que todo fue fabricado.

¿Qué se siente estar en la cárcel?

Pues muy feo al principio. Y luego te acostumbras.

¿Entró con temor?

Pues entré en shock, porque fue sorpresivo para mí de repente estar ahí. De repente andar en la calle en la motocicleta y de repente a las 6 horas ya estaba yo encerrado.

Es algo que impacta. Pero sobre todo impacta a la familia. A mis hijos, a mi madre, a mis hermanos, a la gente que me quiere. A todo mundo.

Pues fue algo fuerte, ¿no? Pero bueno, yo cuando me di cuenta que no iba a salir hasta que se fuera el ex gobernador panista de Tamaulipas, pues decidí ponerme en modo cárcel, en modo encierro. Y en ese sentido, pues, calmarme.

La verdad que conocí gente muy valiosa que está privada de su libertad.

Como dicen, ni todos los que deben estar en la cárcel ni todos los buenos, ni todos los malos están encerrados y al revés.

Fue un periodo largo y todo, pero me llevó a reflexionar mucho. Me ayudó a reacomodar mis valores. Me ayudó a reflexionar sobre todo lo que he hecho, lo que no he hecho. 

Mis errores personales, sobre todo, familiares. Mis errores o omisiones como gobernador también. Entonces, me siento ahora más completo para... Me siento más fuerte para trabajar por Tamaulipas.

A mí me gustaría, si me lo permite, candidato, desglosar más esto. Porque yo creo que todos tenemos muchas dudas. Uno piensa, cuando entras a la cárcel, qué miedo. Yo no quiero entrar ahí, me van a hacer algo.

Fíjate que nunca tuve miedo.

Nunca tuve miedo y cuando estuve aquí en el penal de Tamatán, pues estuve en un área apartada de la población.

Aunque yo no tenía miedo de nada de afuera, porque yo no le he hecho nada. Yo creo que hay más locos en la calle, a veces, que allá adentro, la verdad.

Pero siempre estuvo apartado.

Aquí en el penal de Tamatán siempre estuve apartado, siempre estuve custodiado, especialmente, y luego ya cuando me trasladaron al penal de Tenango el Valle, ahí ya entré en contacto con población, pero no población abierta, sino era un dormitorio de adultos mayores y de funcionarios públicos. Y ahí, en los cuatro años y medio que estuve o más, nunca me tocó ni un pleito, nunca me sentí amenazado.

O sea, es un penal certificado, que está en Estado de México y que pues no hay sobrepoblación, hay comida bien, hay servicio médico, pues hay educación. O sea, es un penal, la verdad, que está… 

Te voy a decir lo que me dijo un amigo una vez que me fue a visitar, un amigo chilango que tengo, cuando llegó a un espacio que yo tenía ahí para mí, y ahí me dijo: 'oye, Eugenio, qué bonita cárcel'.

Le digo, no hombre, qué barbaro eres. Pero a lo que voy es que es un penal nuevo, opera muy bien.

Digo, no se lo recomiendo a nadie, pero me topé con gente de todo tipo, pero sobre todo gente trabajadora, buena. O sea, hay gente que acepta su situación. Uno piensa a veces: en la cárcel uno está llore y llore todo el tiempo. No, hay gente que se ríe, o sea, se convive, se aprende, o sea, hay acceso a la lectura, en fin.

O sea, no es un encierro así sufrido. Sufren más los de afuera que los de adentro. ¿Por qué? Porque tener un familiar encarcelado, pues sí es como que algo que traes aquí, ¿no? Que me lo decían mis hijos, mi madre, mis hermanos.

De hecho, cuando me venían a visitar, mis hermanas me decían, oye, estás mejor tú que nosotros.

Entonces, le digo, no, pues ustedes sufren porque quieren. Yo estoy muy bien aquí.

Digo, no que no quiero salir. Claro que todos los días soñaba con estar libre. Pero bueno, hice mi vida ahí porque me di cuenta que iba a estar un tiempo.

Pues me puse a hacer ejercicio, me puse a meditar, a leer, jugaba mucho ajedrez, trabajé desde adentro, hicimos una empresa.

Su hija emprendió negocio con exportación de bolsas

Bueno, una de mis hijas hizo una empresa de bolsas que se tejen ahí, que se exportan a Estados Unidos.

O sea, las tejían en el penal y usted se las entregaba a sus hijas y ellas las vendían.

Ellas me llevaron un modelo, porque una vez que me visitaron vieron que todas las señoras se llevaban bolsas de salida.

‘¿Oye, papá, esas bolsas?’ Pues, las hacen aquí.

Y a la siguiente, ‘¿tú crees que me pueden hacer este modelo?’ Mira, ah, sí, pues déjamelo aquí.

Y ya empezamos a trabajar con ellos y no quedaba y sí quedaba y que cambia el material y todo eso hasta que se logró una bolsa, pues, muy padre. O sea, de muy buena calidad y entonces ya se empezó a vender, se empezó a mover aquí en México.

Luego les interesó mucho a unas personas de Estados Unidos y le dijeron a mis hijas, 'oye, todas las bolsas que produzcan nosotros las queremos comprar'. Entonces se vendieron todas las producciones a Estados Unidos.

¿Y quién se quedaba con el dinero?

No, pues, los que hacían las bolsas, pues, se ganaban su recurso y bien, fíjate, porque algún artesano, que así les decimos los que hacen bolsas, si se aplicaba en una semana podía ganar hasta dos mil pesos por semana.

Entonces, eso les ayudaba mucho para solventar gastos de familia. De hecho, no se les pagaba a ellos nómina, porque ahí no se puede tener dinero en efectivo, se les pagaba a sus familiares afuera de la cárcel.

Entonces, sí estuvo padre y sigue funcionando esa empresa.

¿En el interior del penal?

Claro, sí, está en el interior del penal. Sigue funcionando, nos han dado la facilidad para que sigan trabajando. Y, bueno, pues, ya no tengo nada que ver ahí. Ya es una empresa de una de mis hijas y ahí está. La verdad, sí se generó una comunidad padre de artesanos que siguen trabajando ahí y espero que sigan haciéndolo mucho tiempo.

Eso que dicen que en los problemas, en la enfermedad, te das cuenta de los amigos, se dio cuenta que no tenía tantos amigos o se dio cuenta que tenía más. ¿De qué se dio cuenta?

De las dos cosas, fíjate. Porque unos que pensaban que eran muy amigos, pues no lo fueron.

Pero otros que no pensaban que fueran tan amigos, resulta que sí fueron. Y ahí es donde se conocen. Es como sacudir un árbol, ¿verdad? Con los frutos, pues se caen unos y otros se quedan. Entonces, eso me pasó.

Pero me dijeron, ‘oye, Eugenio, perdiste muchos amigos, ¿verdad?’ No, no perdí. Me di cuenta de quiénes eran y quiénes no.

¿Tenía usted privilegios?, ¿tenía usted privilegios en los penales?

No, yo tenía las visitas normales y tenía el único privilegio que no es privilegio sino en mi condición de político pues tenía un cuidado especial en ese penal.

Y eso, tú sabes que todos los criados de la libertad tienen derecho a la educación, a tomar escuela o cursos. Y como yo no podía ir a la escuela porque no podía convivir con toda la población abierta me abrieron el internet.

Yo tenía acceso a internet para tomar mis cursos y todo. Entonces ahí me enteraba de todo. Hice cursos y todo dentro de la cárcel. Ya ves que ahora todo se hace en línea. Zoom y todo.

¿Usted tenía acceso a internet todo el tiempo?

Pues no todo el tiempo con sus limitaciones y todo. Pero sí tenía el acceso. ¿Por qué? Porque yo tengo o yo tenía como cualquier privado de la libertad, el derecho a la educación.

Y si no podía yo estar en un grupo pues tenía el acceso a través del internet. Ese fue lo que yo solicité y me lo concedieron porque es un derecho, no es un privilegio.

O sea, no es como que moviera sus influencias al interior del penal.

No, no, para nada.

Oiga, 'Geño', ¿lloró alguna vez ahí al interior del penal?

Pues lloré afuera y lloré adentro. Sí, no, pues los sentimientos son este... Hay que darles cápsula. Ojalá llorara más para sacar más cosas.

¿Y fue a terapia o cómo lo pudo superar? Porque entiendo que es algo que tienes que aprender a superar, ¿no?

Fíjate que sí había apoyo psicológico ahí pero la verdad siempre me sentí bien. No sé por qué.

Claro que traía cosas y todo. Cuando salí de libre me sugirieron a ver a un psicólogo porque tanto tiempo encerrado tenía que traer muchas cosas y todo y pues sí fui y me eché tres horas con él, platiqué. Cuando terminó la sesión me dijo tú debes darle gracias al que te encerró en la cárcel porque aprendiste mucho ahí.

¿Usted está limpio de toda la acusación?

Claro.

¿Y va a presentar una contrademanda por estas pruebas falsas, o presentó?

Pues fíjate que tengo todos los elementos para hacerlo y lo puedo hacer en cualquier momento porque todos ellos, la Fiscalía Anticorrupción, parte del Poder Judicial, desde el Presidente del Tribunal, que fue quien ordenaba a los jueces, cobardemente, que avalaran estas acusaciones, todos ellos están involucrados, ellos hicieron un delito, se confabularon y se organizaron para cometer un delito.

Y quiero decir, estos son mis amparos que gané en la Justicia Federal, de cada una de las acusaciones, en donde se me otorga la libertad, pero también en todos ellos hay leyendas así como esta, en este aspecto, dichos actos devienen ilegales y arbitrarios, como se expone más adelante.

O sea, esto lo dijo un juez federal, lo que hicieron fue arbitrario, pero también ilegal. Ilegal quiere decir que violaron la ley y si violaron la ley, pues cometieron un delito y deben estar sujetos al proceso.

Yo estoy ahorita considerando con mis abogados hacer estas denuncias. No lo he decidido todavía, pero lo puedo hacer y no sería un afán de venganza, porque hasta lástima me daban los jueces, estos jueces que fueron obligados, amenazados, la verdad que me dio lástima, porque los hicieron verse indignos, los hicieron verse chiquitos, los hicieron verse, imagínate un juez que tenga que hacer esto, pues es indigno para él, se han de sentir muy mal con su familia y con la sociedad de andar haciendo este tipo de cosas. Con eso suficiente castigo, pero igual ponemos la denuncia, te voy a decir por qué, no porque yo quiera afán de venganza ni nada, porque yo creo más en la justicia divina y terrenal, pero queremos que este tipo de actos no se vuelvan a repentir.

Yo quiero que nadie sufra lo que yo sufrí injustamente y para eso a veces hay que poner ejemplos de que el que comete este tipo de delitos está sujeto a pagar sus consecuencias y no porque son funcionarios o jueces o presidentes del tribunal o magistrados, están fuera del alcance de la ley.

¿Va a presentar la denuncia entonces?

¿Tú qué crees? Pues quién sabe.

Le agradezco mucho, estaremos siguiendo su campaña que arrancó los primeros minutos del día de hoy.

Sí, pero antes, si me lo permites, te quiero comentar porque tengo un proceso todavía administrativo de una solicitud de extradición de Estados Unidos que está ahorita por resolverse estos meses en un tribunal colegial del Poder Judicial Federal y ahí quiero comentarte que la verdad también fue injusto que la Secretaría de Relaciones Exteriores otorgara la extradición de Estados Unidos.

Y te voy a decir por qué, no lo digo yo, lo dice un juez federal. También el procedimiento de extradición pasa por una opinión jurídica del Poder Judicial Federal y en el sentido de esta opinión jurídica, pues determinó que o sea, la opinión de este juez es la opinión jurídica del juez que la extradición de la persona requerida, tu servidor, en este procedimiento debe negarse. 

  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
  • t-icon