Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Senado entrega Medalla Belisario Domínguez a Rosario Ibarra de Piedra

Debido a problemas de salud, Rosario Ibarra de Piedra no asistió para recibir el máximo galardón que otorga el Estado mexicano a los ciudadanos por su contribución al país.

Foto: Cortesía

CIUDAD DE MÉXICO.- El Senado de la República entregó este miércoles la Medalla Belisario Domínguez 2019 a la luchadora social Rosario Ibarra de Piedra, por su activismo político y defensa de los derechos humanos.

TE RECOMENDAMOS: Entra en vigor norma que obliga a empresas a atender estrés de empleados

En sesión solemne y ante el presidente Andrés Manuel López Obrador como testigo de honor, la presidenta del Senado, Mónica Fernández, entregó a Rosario Piedra Ibarra, hija de la excandidata presidencial y la defensora de los derechos humanos.

En su discurso, a través de su hija, la luchadora social le entregó al presidente Andrés Manuel López Obrador el reconocimiento y le pidió que se lo regrese junto con la verdad sobre el paradero de las personas desaparecidas.

"Señor presidente Andrés Manuel López Obrador, querido y respetado amigo, no permitas que la violencia y la perversidad de los gobiernos anteriores siga acechando y actuando desde las tineblas de la impunidad.

"No quiero que mi lucha quede inconclusa, es por eso que dejo en tus manos la custodia de tan preciado reconocimiento y te pido que me la devuelvas junto con la verdad sobre el paradero de nuestros queridos hijos y familiares y con la cereza de que la justicia los ha protegido con velo protector.

"Mientras la vida me lo permita, seguiré mi empeño hasta encontrarlo", dijo Claudia Ibarra a nombre de su madre Rosario Ibarra.

A un costado de Rosario, la hija de la galardonada, el Presidente tomó discretamente en sus manos la medalla y luego la mostró al pleno, mientras integrantes del comité Eureka gritaban al fondo del salón "¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!", con el puño en alto, y la presidenta del Senado, Mónica Fernández, se limpiaba con la mano discretamente los ojos rosados de lágrimas.

Debido a problemas de salud, Rosario Ibarra de Piedra, de 92 años de edad, no pudo estar presente para recibir el máximo galardón que otorga el Estado mexicano a los ciudadanos por su contribución al país.

PGG