Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Japón reanuda la caza de ballenas después de 31 años de prohibición

Balleneros, familias y funcionarios locales de las regiones de Shimonoseki y Kushiro, celebraron el nuevo comienzo.

Foto: AP | Reanuda Japón la caza de ballenas después de 31 años.

TOKIO.- Japón reanudó este lunes la caza legal y comercial de ballenas después de 31 años, cumpliendo una meta largamente anhelada por sus habitantes más tradicionales, pero en gran medida vista cada vez más como una causa perdida.

TE RECOMENDAMOS: Japón volverá a cazar ballenas legalmente en julio

Los barcos balleneros zarparon el lunes en su primera cacería comercial desde 1988, cuando Japón comenzó a realizar la denominada caza de ballenas "con fines de investigación", pero las embarcaciones deberán mantenerse dentro de las aguas económicas exclusivas del país.

La notificación de seis meses de Japón para retirarse de la Comisión Ballenera Internacional, entró en vigor el domingo.

La Oficina de Pesca dijo que la cuota de captura hasta finales de este año es de 227 ballenas, menos que las 333 que Japón ha cazado en la Antártida en los últimos años. La cuota para la captura de esta temporada fue retenida hasta el lunes, aparentemente para evitar críticas durante la cumbre del Grupo de los 20 (G20) que concluyó el fin de semana en Osaka.

Mientras los barcos salían del puerto, los balleneros, sus familias y los funcionarios locales de dos de las principales ciudades balleneras, Shimonoseki y Kushiro, celebraron el nuevo comienzo, esperando un regreso seguro y una buena caza.

Aunque muchos grupos de conservación, condenan la reanudación de la caza comercial de ballenas, otros la ven como una forma de dejar que el programa de caza de ballenas del Gobierno, acosado y costoso, sucumba gradualmente por sí mismo, gracias a los tiempos y los gustos cambiantes.

A pesar de la enorme atención, el dinero de los impuestos y el apoyo político de los legisladores del partido gobernante, la caza de ballenas en Japón involucró sólo a unos pocos cientos de personas y representó menos del 0,1 por ciento del consumo total de carne en el año fiscal 2017, de acuerdo con los últimos datos del Gobierno sobre la suficiencia de alimentos.

IHL