user-icon user-icon
  • Clima
    • Puebla 9ºC 6ºC Min. 24ºC Máx.
    • Clear
    • Próximos 5 días
      • Sábado
      • 6º / 24º
      • Clear
      • Domingo
      • 5º / 23º
      • Clear
      • Lunes
      • 7º / 20º
      • Clear
      • Martes
      • 7º / 21º
      • Clear
      • Miércoles
      • 6º / 23º
      • Clear
    • Pronóstico en video Jessica de Luna nos da el pronóstico del tiempo en Puebla para este viernes 03 de febrero de 2023.
    • Jessica de Luna nos da el pronóstico del tiempo en Puebla para este viernes  03 de febrero de 2023.
      • Video
      • media-content

Sismo 2017 destrozó el templo Santiago Apóstol; 12 murieron en Atzala, Puebla

Por el sismo del 2017, en la comunidad también se derrumbó la presidencia municipal, la Casa de la Cultura, un tanque elevado, una estatua conmemorativa a Benito Juárez, el arco principal y 60 casas.

Leslie Mora Puebla /

Las paredes, los restos del techo y las campanas del templo de Santiago Apóstol, en el municipio de Atzala, Puebla, son el reflejo de la tragedia del 19 de septiembre del 2017, cuando ocurrió el sismo de 7.1 grados Richter que tuvo duración de 90 segundos, tiempo suficiente para acabar con la vida de 12 integrantes de una familia que festejaba un bautizo en este recinto católico y que no pudieron salir del lugar.

El rezago se observa desde la carretera que dirige a este municipio, sitio que es el claro reflejo de cómo ocurrieron los hechos. La fachada del templo Santiago Apóstol parece un cascarón pues la mayor parte de su techo es escombro; adentro se encuentra la piedra gigante que acabó con la vida de esta familia y sus puertas están en el suelo.

A cinco años del movimiento telúrico, este inmueble se mantiene como en la última misa en la que Ismael Torres y su esposa Manuela pretendían celebrar el bautizo de su hija Elideth. Los acompañaba su hija mayor, los padrinos y otros integrantes de la familia; sólo sobrevivieron el sacerdote, un sacristán, el padre de la menor y dos mujeres.

“No sabían que había misa, por eso gritamos”.

 Ismael, el padre de la niña Elideth y esposo de doña Isabel, dijo que tuvo afectaciones en su columna después de sobrevivir, sin embargo, se fue de Atzala luego de radicar en esta comunidad por 32 años, ya que permanecer en el sitio le recuerda a la familia que perdió.

Otros sobrevivientes al sismo de 2017

La señora María Morales Villegas acudió a la misa al escuchar las campanas, pues se celebraba el bautizo de la hija de una de sus vecinas. Con gran fe, fue al templo de la mano de su hija Rocío Loyola, quien en ese entonces era una adolescente.


"Llegamos a la iglesia y el padre todavía estaba afuera (…) Nos agarró el temblor adentro, empezamos a sentir el movimiento de las bancas, de la pared, las veladoras y flores se empezaron a caer y le salía polvo al techo. Todo empezó a caerse, lo único que hice fue hincarme".

Durante el movimiento sólo logró tomar la mano de su hija, quien entró en una crisis nerviosa, sin embargo, permanecieron en el lugar y, mientras todo caía, hicieron una petición a Dios mientras el techo caía sobre ellas.

"Que sea lo que tú digas, señor (…) Agarré a mi hija, cerré los ojos y sólo sentí que el techo se nos vino encima. Todavía se sentía cómo se movía, pero ya estábamos debajo de todo, no podíamos salir".

Después de por lo menos 20 minutos, tiempo aproximado en el que la estructura dejó de caer, sus gritos de auxilio alertaron a la población, ya que todos pensaban que no había ni un sobreviene en ese punto.

"Después nos dijeron que no sabían que había misa. Aunque sonaron las campanas y es una comunidad pequeña, no sabían que estábamos ahí bajo todas las rocas, ya después nos empezaron a gritar desde afuera y les hablábamos para que pudieran dar con nosotros".

En el lugar había sangre, lágrimas, polvo e incertidumbre.

"Ya después nos sacaron unas personas, los mismos pobladores nos quitaron la piedra de encima, nos sacaron cargando y ya en la plancha de la iglesia nos revisaron y no servían los teléfonos para llamar a las ambulancias, por eso nos llevaron al hospital en Puebla”.
María Morales Villegas y su hija Rocío Loyola, estaban en el templo cuando ocurrió la desgracia / Andrés Lobato.
María Morales Villegas y su hija Rocío Loyola, estaban en el templo cuando ocurrió la desgracia / Andrés Lobato.

Las lesiones que sufrieron las dos mujeres fueron fracturas en sus muñecas, dedos, piernas y un episodio traumático.

Los vecinos de la zona afirman que la pequeña Rocío jamás volvió a ser la misma desde este desastre natural, ya que una de las secuelas son las complicaciones motrices, pesadillas y un recuerdo permanente.


Estructura caída en templo Apóstol durante sismo de 2017 / Andrés Lobato.
Estructura caída en templo Apóstol durante sismo de 2017 / Andrés Lobato.


Sismo de 2017 dejó 12 muertos en Atzala

El cronista del municipio René Reyes relató que ese día la comunidad estaba consternada por lo sucedido, ya que nadie se imaginaba que un martes a las 13:14 horas, se celebrara un bautizo en el templo.

"Nadie sabía que estaban adentro, sólo pensamos que se había caído la iglesia. Fue hasta que el padre salió con el sacristán suplicando ayuda, ya que un matrimonio con sus dos hijas y toda la familia estaba bajo los escombros. Salió pálido, dijo que sólo lo salvó el arco del altar, pero vivió el momento en que todo se derrumbó".

El cronista pensó su hija había sido víctima del sismo, por lo que el día del siniestro salió rápido de su casa para dirigirse a la primaria donde estaba la menor, sitio que se ubicaba a una calle del colapso del inmueble religioso. Una vez en la zona, lo primero que vio fue una enorme nube de polvo que alarmó a la población.

"Me salí de la casa sin playera ni zapatos, fui por mi niña. Entre lo que corría escuchaba a personas llorar afuera de las casas, algunas se cayeron. Al pasar por la iglesia ya había gente que tenía miedo de que volviera a caerse el edificio. Llegué a la escuela y abracé a mi niña, estaba bien. Después fui a ver a mi cuñada que estaba en el quiosco, todos estábamos bien. Las llevé a mi casa y después volví a la calle para ayudar".

El escenario de polvo se visualizaba hasta Izúcar de Matamoros y Atencingo. Dejaron pasar unos minutos y los hombres de la comunidad decidieron entrar y comenzar a gritar para saber si había alguien con vida. La respuesta a estos llamados fueron lamentos, pues había personas bajo los escombros.

"Un quejido nos dejó helados a todos porque pensamos que ya no había vida humana. Después empezó a llegar gente de todos lados para ayudar, éramos más de 50 hombres haciendo una cadena humana, sacando todas las piedras de río que hacen esta iglesia que se construyó en el siglo XVIII, hasta que en un par de horas se pudo sacar a una señora, una adolescente y un hombre".

Al pasar las horas, cuando ya caía la noche, los pobladores empezaron a encontrar los cuerpos de la familia Torres, quienes se encontraban a medio camino del acceso principal del templo, cuando presuntamente intentaban salir del lugar por el fuerte movimiento de la tierra, pero no lo lograron y la torre que sostenía a las campanas les cayó encima.

Fueron más de 12 horas de labores para sacar los restos de las personas que estaban reunidas en el templo. Se habilitó un refugio temporal en el auditorio municipal para las 60 familias que reportaron daños estructurales en sus hogares, comedores al aire libre, centros itinerantes de atención médica y puntos para recibir y recolectar víveres.

"Después llegaron los médicos forenses para recoger a los cuerpos. Afuera ya había más familiares de ellos y lloraban. No sabíamos qué decirles más que ‘aquí están los cuerpos’. Es una situación que a la fecha duele y nos congeló en ese momento, porque nadie está preparado para estos casos".
En el templo Santiago Apóstol se celebrara un bautizo cuando ocurrió el simos de 2017 / Andrés Lobato.
En el templo Santiago Apóstol se celebrara un bautizo cuando ocurrió el simos de 2017 / Andrés Lobato.


Por el sismo del 2017, en la comunidad también se derrumbó la presidencia municipal, la Casa de la Cultura, un tanque elevado, una estatua conmemorativa a Benito Juárez, el arco principal, el templo de Santiago Apóstol, 60 viviendas y, 12 personas, entre ellas, menores de edad, que murieron.

  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
  • t-icon