¡Dios santo, es él!: agente de la DEA narra detención de El Chapo   Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

¡Dios santo, es él!: agente de la DEA narra detención de El Chapo

El agente recibió un código "777 Confirmado Vic" de parte de los marines, que significaba que habían encontrado y detenido al narcotraficante.

Foto: Milenio Digital

NUEVA YORK.- Un agente de la DEA narró cómo fue la operación para detener a Joaquín El Chapo Guzmán en febrero de 2014, cuando el narco fue capturado por un equipo de 24 marinos mexicanos en un hotel de Mazatlán.

TE RECOMENDAMOS: Visita oficial de presidente de España será el 30 y 31 de enero

El arresto, previo a la última fuga de Guzmán en 2015, tuvo lugar después de que todos los refugios del capo en Culiacán, la ciudad más grande del estado de Sinaloa, fueran examinados.

En una nueva jornada de testimonio ante la Corte Federal del Distrito Este en Nueva York, el agente Víctor Vázquez explicó la captura de El Chapo la madrugada del 22 de febrero de 2014, en torno a las cuatro y media de la mañana, cuando el reducido equipo entró en el edificio de 10 pisos.

Vázquez, al cargo de la operación, pensaba: "ojalá que éste hotel no tenga túneles porque el fugitivo es capaz de saltar por una ventana".

Posteriormente, el agente recibió un código "777 Confirmado Vic" de parte de los marines, que significaba que habían encontrado y detenido al narcotraficante y requerían al agente bajar al sótano del edificio.

El agente corrió y miró a Guzmán Loera de rodillas.

"¡Eres tú!", dijo el agente, según su relato de hoy, sorprendido por haber capturado al narcotraficante.

"Recuerdo que me congelé" y “pensé: ¡Dios santo es él!".

Los marinos, como explicó el agente a preguntas de la defensa, encontraron al narcotraficante en una habitación de la cuarta planta del Hotel Miramar, y desde allí lo bajaron al sótano del edificio.

Los marinos desconocían la apariencia del capo, por lo que pidieron a Vázquez que efectuara el reconocimiento del hombre que tenían retenido de rodillas: era El Chapo, que se encontraba junto a sus dos hijas gemelas y su pareja, Emma Coronel.

Este episodio provocó que la defensa interrogara al agente sobre la apariencia que tenía Guzmán Loera en el momento en que fue detenido, mostrando una foto a la sala en la que se veía al capo de rodillas, con su característico bigote, y algunos moratones.

El abogado defensor Eduardo Balarezo inquirió a Vázquez si podía reconocer al detenido y si ese era el aspecto que mostraba al ser retenido. Balarezo pidió entonces al juez Brian Cogan que el acusado se levantara de su asiento, de tal manera que el agente pudiera comparar el aspecto actual del detenido con el que tenía en aquel entonces.

La captura se produjo una semana después de la llegada de los agentes a Culiacán, donde la DEA se dedicó a acabar con la estructura de refugios y túneles de la que El Chapo disponía, para dificultar su vuelta a la ciudad y asegurar su captura posterior en Mazatlán.

Pese a no localizar al narco, la DEA consiguió arrestar allí a un individuo identificado como "Nariz", que los llevó de tour por cinco localizaciones, todas conectadas a una red de túneles a la que se accedía a través de una bañera que Guzmán utilizó para escapar de los agentes en el último momento.

El agente alegó que en una de las casas que exploraron, escucharon a El Chapo lanzar gritos desde el túnel, pero no se atrevieron a bajar porque no sabían si les esperaba una emboscada.

JM