La depresión, un mal que no es fácil de diagnosticar