Determinar “ofensas por un piropo” resulta complicado, reconocen autoridades