Este invento podría limpiar el aire de CDMX en dos años