Homicidios quedan impunes pese a presencia de cámaras de seguridad