Con ojos llorosos y la garganta irritada, profesores de la CNTE arriban al Zócalo