Partículas PM 2.5 arrastradas por el viento contaminan el aire limpio