Viernes Santo en Taxco: pasión y fe en carne propia