Las personas están de rodillas, tristes y llorando por la pérdida de Notre Dame, mexicano residente en Francia