Empleados de gasolinerías, los otros afectados por la falta de combustible