Gobierno de Sheinbaum arranca con diez muertos