Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Contratan gatitos en Nueva York para alejar ratas y bichos

Los dueños y clientes de algunos comercios de Estados Unidos están fascinados con los Bodega cats.

Foto: Especial

ESTADOS UNIDOS.- Los Bodega Cats están causado euforia en la ciudad de Nueva York, todo se debe a que una gran cantidad de tiendas los contrata para cuidar la higiene de sus comercios.

TE RECOMENDAMOS: Esta sexy modelo ofrece tener una cita con ella por dos mil pesos

Se trata de gatos que trabajan en tiendas, en jornadas completas o medias, a cambio de tener un techo en donde dormir y comida.

El trabajo de estos felinos consiste en recorrer el comercio que los contrató, ahuyentando ratas y bichos, ademas de que las plagas indeseables se alejan de los lugares por el olor característico de la orina de los gatos por el amoniaco que contiene.



Ver esta publicación en Instagram


@allisonnidetch

Una publicación compartida por Bodega Cats (@bodegacatsofinstagram) el

A pesar de que son de gran ayuda para los dueños de comercios, los Bodega Cats tienen un gran depredador, el Departamento de Salud de Nueva York, que ha intentado prohibirlos y amenaza con desalojarlos.

Para evitarlo, la bloguera del sitio I have a cat, Tamar Arslanian, se dedicó a recorrer tiendas de Nueva York para conocer cómo viven los gatos en los negocios y desmentir mitos que existen alrededor de estos animales.



Ver esta publicación en Instagram


@kaitrae83

Una publicación compartida por Bodega Cats (@bodegacatsofinstagram) el

En su libro Shop Cats of New York (2016) Arslanian niega que estos felinos estén desatendidos en comparación a los que son hogareños y muestra fotografías (tomadas por Andrew Marttila) de los animales en "jornadas de trabajo".

Para escribir el libro, la autora investigo la vida de algunos Bodega Cats que viven en el mercado japonés, en el Barrio Chino, en la librería comunitaria del Parque Pendiente, unos más del centro de fotocopias en Brooklyn y los animales de una tienda para fumadores en Hell's Kitchen, Manhattan.

En un apartado de su libro, Arslanian relató que una vez un hombre alérgico a los gatos envenenó a un gran cantidad de felinos del muelle, y como consecuencia el lugar se pobló de ratas.

"Las personas las veía sobre embalajes. Estos animales robaban almuerzos y hasta llegaron a atacar a los cargadores", agregó.

Shop Cats of New York de Tamar Arslanian, señaló que por esa razón los neoyorquinos están fascinados con los Bodega Cat, es tanto su aprecio que hasta los comercios se llenan de admiradores y clientes regulares quienes se saben sus nombres, los van a mimar y a obsequiar comida.

JM