Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Antonieta Rivas Mercado, la intelectual mexicana que se suicidó en Notre Dame

La artista mexicana Antonieta Rivas Mercado fue noticia en 1931 por su muerte dentro de la catedral de Notre Dame.

Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO.- El incendio en la catedral de Notre Dame de París ha provocado graves daños en el monumento que fue escenario de momentos que pasaron a la historia, como el suicidio de la mexicana Antonieta Rivas Mercado.

TE RECOMENDAMOS: Catedral de Notre Dame: películas que se filmaron en París

Su nombre completó era María Antonieta Valeria Rivas Castellanos, nació en la Ciudad de México en 1900 y fue hija del arquitecto nayarita Antonio Rivas Mercado, quien es recordado por ser el diseñador del Ángel de la Independencia.

Gracias a sus padres, Antonieta Rivas se desenvolvió en el mundo del arte y se convirtió en un pesonaje importante de la cultura mexicana, fundó La Sinfónica Nacional y el Teatro Ulises, sin embargo, en su vida personal no fue tan afortunada.

Rivas Mercado se casó a los 18 años con Albert Edward Blair, un inglés que residía en los Estados Unidos y era amigo de Francisco I. Madero. El matrimonio tuvo un hijo, pero no duró mucho, entonces se vieron envueltos en un difícil proceso de separación y pelea por la custodia del niño.

En 1927, Antonieta sufrió la pérdida de su padre y ese mismo año conoció al pintor Manuel Rodríguez Lozano, quien no correspondió su amor.

Dos años después, la artista conoció a José Vasconcelos, quien en ese entonces se postuló como candidato a la presidencia y ella se convirtió en su mano derecha. Rivas lo acompañó en todos sus mítines, comidas y entrevistas y pronto se consolidó una relación entre ellos.

Vasconcelos era casado, por lo que al enterarse de la noticia y del supuesto fraude electoral, Antonieta Rivasdecidió irse a París, en la ciudad europea se encontró con el político y una noche antes de su suicidio lo cuestionó.

“Dime si en verdad me necesitas” y Vasconcelos sin saber el sentido profundo que tenía la frase le respondió afirmando que ninguna persona necesita de otra.

Ningún alma necesita de otra. Nadie, ni hombre ni mujer necesita más que a Dios; cada uno tiene su destino comprometido con el creador
Antonieta Rivas Mercado

A la mañana siguiente, Antonieta se dirigió a la catedral de Notre Dame, se sentó en el extremo izquierdo de una banca y frente a una imagen de Jesús crucificado sacó un arma de fuego y se disparó en el pecho.

La noticia del suicidio acaparó los titulares de la mayoría de los periódicos de París y la iglesia realizó una ceremonia especial para limpiar el recinto sagrado del “sacrilegio”.

Es así como la mexicana Antonieta Rivas Mercado puso fin a su vida a la edad de 30 años y se convirtió en noticia nacional el 11 de febrero de 1931.

El cuerpo de la artista fue enterrado en el cementerio de Thiai, pero en 1936 cuando caducó la concesión de su tumba, sus restos fueron llevados a la fosa común.

JM