Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Sentencian a 47 años por feminicidio al marido de española Pilar Garrido

El próximo 16 de enero se dará una audiencia de explicación de la sentencia, y a partir de ese día se tienen un plazo de 10 días para interponer un recurso de apelación.

Jesús Eduardo Govea, abogado defensor de Jorge Fernández jr, declarado culpable de feminicidio.

CIUDAD DE MÉXICO. - Un tribunal mexicano condenó hoy al marido de Pilar Garrido, Jorge Fernández, a 47 años de prisión por el asesinato de la española en julio de 2017.

TE RECOMENDAMOS: Asesinan en Tamaulipas a juez y MP del caso Pilar Garrido

En la audiencia de este lunes -en la que se dieron más detalles sobre el fallo condenatorio por feminicidio del pasado 10 de enero- se estipuló también una indemnización para reparación del daño de unos 471 mil pesos.

Fernández enfrentaba una condena de 50 años, pero esta quedó reducida en 47 años al considerar el tribunal que el sentenciado no es de "peligrosidad máxima", señaló a Efe el abogado defensor Jesús Eduardo Govea.

También le quitaron la patria potestad a Fernández, si bien su hijo Dalmau se encontraba ya en España desde que el hombre entrara en prisión preventiva a finales de agosto de 2017, un mes después del hallazgo de los restos de Garrido en un paraje cercano a Ciudad Victoria, capital del nororiental estado de Tamaulipas.

"Lo condenan a la pérdida de la patria potestad de su hijo y a la pérdida de derechos sucesorios respeto de su cónyuge, pero no puede perder tampoco el derecho fundamental de convivencia de su hijo", agregó el letrado.

Explicó que el próximo 16 de enero se dará una audiencia de explicación de la sentencia -donde se abundará en los motivos de la misma-, y que a partir de ese día se tienen un plazo de 10 días para interponer un recurso de apelación.

Garrido, valenciana de 34 años, desapareció el 2 de julio de 2017 cuando viajaba con su marido y su bebé en su automóvil de regreso a Ciudad Victoria tras pasar unos días en la playa.

A finales de julio se encontraron restos óseos y jirones de ropa y 15 días después las pruebas de ADN identificaron a la española.

Aunque en un primer momento se creyó la versión del marido, que aseguraba que había sido secuestrada, el caso dio un vuelco cuando la Fiscalía estatal lo detuvo alegando contradicciones en sus declaraciones.

PGG