Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Sargazo que llega a Quintana Roo es analizado con boyas

El instrumento oceanográfico, conocido como boya de deriva, está diseñado con tecnología de telemetría inteligente, que permite enviar su posición geográfica vía satélite.

Foto: Especial | La Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) desplegó 35 boyas especiales para ubicar e identificar la trayectoria del macroalga en aguas nacionales.

MÉXICO.- En el contexto de la Estrategia para la contención del fenómeno atípico del sargazo, la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) desplegó 35 boyas especiales para ubicar e identificar la trayectoria de la macroalga en aguas nacionales.

TE RECOMENDAMOS: AMLO destaca avances para combatir sargazo

El instrumento oceanográfico, conocido como boya de deriva, está diseñado con tecnología de telemetría inteligente, que permite enviar su posición geográfica vía satélite, gracias a sus componentes resistentes y fotoceldas solares, las cuales permiten su autonomía por varios meses.

Al ser liberadas en una gran agrupación de sargazo permiten acompañar en su trayectoria las concentraciones del alga, lo que permitirá determinar el comportamiento en las corrientes marinas en el área del Caribe en un futuro, informó la Semar.

En el proyecto participan integrantes de la Dirección General de Oceanografía, Hidrografía y Meteorología de la Semar y del Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la Universidad Autónoma de Baja California.

Como parte del plan, en los institutos y estaciones de Investigación Oceanográfica de la Marina se estudia el comportamiento del sargazo en altamar y la costa para conocer su orientación y desplazamiento, encontrando que se traslada en líneas y no en masa, mismas que llegan del sureste y se acumulan cerca de la costa.

También efectuaron estudios de calidad del agua y presencia de metales en algunas playas. Los resultados determinaron que el sargazo no es contaminante, por lo que ya se trabaja en la realización de experimentos de secado de sargazo para determinar si es factible su aprovechamiento e industrialización.

Durante el proceso se recolectaron muestras para determinar bacterias, como enterococos y cliformes fecales, así como nutrientes, entre nitratos, nitritos ortofosfatos y amonio. Además, de la demanda bioquímica de oxígeno.

Los resultados de análisis de laboratorio arrojaron que el agua estudiada no tiene arsénico, ni tampoco metales pesados, mientras que el azufre está dentro de las normas nacionales e internacionales.

IHL