Peleas de gallos podrían ser declaradas como Patrimonio cultural o prohibidas Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Peleas de gallos podrían ser declaradas como Patrimonio cultural o prohibidas

Existen en el estado de Hidalgo, más de 3 mil criadores de gallos de combate, por lo que más de cien mil personas subsisten alrededor de esa industria.

Foto: Archivo | Las peleas de gallos son una tradición que buscan preservar en la ley.

HIDALGO.- Una iniciativa para declarar las peleas de gallos como Patrimonio Cultural Inmaterial en Hidalgo podría terminar en la prohibición de esa práctica, ante la polémica suscitada entre criadores, legisladores y asociaciones protectoras de animales.

TE RECOMENDAMOS: Diputada regala 'porrito' de marihuana a Olga Sánchez Cordero en San Lázaro

Ante el interés de los criadores de gallos de combate para proteger su actividad cultural y económica en la entidad, el diputado local de Morena, Rafael Garnica, presentó el pasado 29 de noviembre la iniciativa para declarar al combate de aves como patrimonio cultural inmaterial, misma que fue turnada a la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales del Congreso local y aprobada después de diez meses de análisis. Sin embargo, su votación en el pleno, prevista para el pasado 19 de septiembre fue suspendida, ante las presiones de los grupos animalistas.

Posteriormente, el 1 de octubre diputados locales del PRD, PT, PAN y Encuentro Social presentaron una iniciativa para reformar la Ley de Protección y Trato Digno para los Animales en el estado, para prohibir las peleas con animales, entre ellas, el combate de gallos, para garantizar el bienestar de los mismos. Mientras que las organizaciones ambientalistas como BioFutura A.C. demandaron al legislador de Morena bajar su iniciativa.

“Lo que me convenció fue el círculo de desarrollo económico que generan las peleas y los palenques, es decir, se integran desde las veterinarias, los productores de alimentos, desde el grupo acerero en la construcción de jaulas, navajas, la fabricación de los cueros y lo que radica en la generación de empleos de donde viven miles de familias”, señaló Rafael Garnica.

En entrevista con Milenio, el legislador aseguró que en Hidalgo existen más de 3 mil criadores de gallos de combate, por lo que más de cien mil personas subsisten alrededor de esa industria.

El Comité Galleros de Hidalgo que promovió ante el legislador dicha propuesta, asegura que el combate de aves es parte de la cultura hidalguense, ya que está presente en los 84 municipios del estado, de ahí el interés de realizar “este blindaje local”, ante las prohibiciones de peleas de gallos que ya se aprobaron en Veracruz y Quintana Roo.

“Es una actividad que está en riesgo y desafortunadamente ni si quiera por interés de mexicanos, sino por una ola extranjera, una moda. Necesitamos demostrarle a ese grupo que tienen sus razones, nosotros no pretendemos que piensen como nosotros, pero no queremos que duden de la inteligencia nuestra, ni que ellos se hagan sentir que tienen una moral diferente a la nuestra”, expresó Mario Vilchis, miembro del Comité.

Los criadores aseguran que “son más animalistas que los animalistas”, ya que cuidan durante tres años de los gallos que saldrán al combate, y que deben estar en perfecto estado de salud. Entrevistado en su granja, otro miembro del comité, Odilón Castillo, acusó que los grupos ambientalistas han difundido que los galleros son promotores de violencia, y exigió cesar las descalificaciones “porque estamos defendiendo algo que nos heredaron nuestros antepasados”.

“El gallo, por su genética, por su naturaleza se apropia de territorio para su reproducción, generalmente anda libre con un número indeterminado de hembras y estas son sus armas naturales: las espuelas en cada una de las patas, esas son sus defensas, así como el pico y las alas, con lo que golpean al contrario para defender su territorio”.

La Declaratoria no compete al Congreso

Ángel Daen Morales, vicepresidente de BioFutura A.C. aseguró que emitir una declaratoria de patrimonio cultural no es facultad del congreso, sino del ejecutivo, lo “refleja que el propio diputado transgrede el marco normativo, al invadir las competencias”.

Además, el abogado ambiental señal que la propia convención de la Unesco sobre el patrimonio cultural inmaterial tiene límites, como no transgredir los derechos humanos, ni los Objetivos de Desarrollo Sustentable, como la cohesión social “y cuando analizas las peleas de gallos ves que no es integrador el concepto porque hay una disputa”.

“Las peleas de gallos, como un fenómeno social transgreden derechos de la infancia a vivir una vida libre de violencia; no promueven una cultura de paz, si no de violencia. A las peleas de gallos pueden ingresar menores, incluso en lo que va del año ha habido muchas riñas que están documentadas de cómo la gente lleva armas, y hacen apuestas”, apuntó.

Recordó que la iniciativa contraviene a la resolución del amparo 163/2018 que resolvió la Suprema Corte de la Justicia de la Nación, respecto a que ninguna práctica cultural está por encima de una actividad en la que se maltrate y cause sufrimiento innecesario a los animales.

IHL