Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

“No es que nosotros seamos la costra sangrando: la herida está abierta en todo el país”: José Fabián, dibujante de Ecatepec

Un artista que plasma el retrato de una sociedad corrupta, desinformada e indiferente ante los asesinatos e injusticias que se viven en el país.

Adriana Estela Flores

ECATEPEC.- Lo primero que uno encuentra en el taller de José Fabián Estrada es el tórculo que utiliza para imprimir grabados. Y los lápices y algunas pinturas y cartones, dibujos, bosquejos, tinta, tinta y más tinta como la que ha usado desde que tenía seis años, cuando empezó a dibujar dinosaurios y ya no pudo dejar el lápiz y el papel.

TE RECOMENDAMOS: José Fabián, el dibujante de Ecatepec que plasma la realidad social del municipio

Es un espacio pequeño ubicado en el segundo piso de la casa de su padre y madre, ubicada en la colonia Jardines de Morelos, una de las más violentas del municipio de Ecatepec, el lugar más inseguro del país. El dibujante de 30 años vive en la Ciudad de México pero nació y creció en esta zona que, en las últimas semanas, ha ocupado titulares por haber albergado al llamado “Monstruo de Ecatepec”, un término que a Fabián le exaspera porque, sostiene, no es el único ni en el municipio ni en el país.

No es un solo monstruo…Todos lo somos en cierta forma. La corrupción, la misoginia, la violencia que empieza desde los hogares, todo este tipo de cosas, desde que trates mal a tu novia. Todos en cierta forma tenemos un gran monstruo adentro y esto no puede seguir.
dice el maestro de Dibujo en Licenciatura y Posgrado
Adriana Estela Flores

Al mostrar su trabajo, destaca, por supuesto, uno de los 300 ejemplares de su libro “Ecatepec” que la editorial Hungría le editó a finales de 2017 y que se agotaron en cuestión de semanas. El libro es una colección de postales sobre las problemáticas del municipio, como la concentración de pobreza, el abandono de calles, el mal transporte público y los feminicidios. El ejemplar resulta una concentración visual de agravios en blanco y negro.

Está en blanco y negro porque era un libro para colorear. No me interesa hacer dibujos como bonitos y que tengan colores brillantes y llamen la atención. La parte que más me interesa es protesta, denuncia o que haga sentir algo a las personas y si no está cumpliendo ninguna, pues no tiene sentido que la haga porque va a ser como un adornito más en la calle para que se vea bien cuando a mí lo que me importa es dejar en claro algo…
Adriana Estela Flores
Y sentencia: “Este libro es una denuncia contra el PRI en el Estado de México, que ha gobernado un buen de tiempo.

¿Tienes alguna militancia política?

“No. Lo que sí estoy seguro es que estoy en contra del PRI y que este libro es una denuncia contra el gobierno que tenemos y todo lo que nos ha generado”.

La colección incluye, como dibujo central, la imagen de una mujer agredida a la que él mismo vio hace unos catorce años.

“Me acababan de suspender por andar grafitteando y un día salí y ahí desafortunadamente pasó esto. Fue como a las dos de la tarde. Ellos estaban discutiendo fuerte y empezaron a jalonearse. Yo estaba con un amigo y cuando vimos que situación se estaba poniendo fea, vinimos por la delegada. Ella salió con una escoba y con sus hijas. Cuando volvimos, ella se estaba levantando del suelo y ya tenía la ropa así, la blusa la tenía desgarrada, tenía rasguños en el vientre, se le veía el vello público y tenía un pezón de fuera. Él estaba grande y corpulento, llegó la patrulla y él se dio a la fuga. Se fue del otro lado de las vías y se echó a correr”, indicó.

Por ese libro, lo han invitado a hablar sobre violencia en varias instituciones pero él dice que no se siente cómodo al hacerlo fuera de Ecatepec. Sin embargo, el tema es inevitable: Jardines de Morelos se ha vuelto uno de los principales puntos de riesgo para ser mujer en el Estado de México.

“Esto no era así antes. Todas las calles de Jardines de Morelos llevan sin pavimentarse cerca de quince años. Hace poco me enteré que solo hay dos patrullas para toda la colonia, parece que hay un poco más pero sin un buen de cosas, es como tapar un hoyo para abrir otros cien más”, indicó.

Adriana Estela Flores

¿Eso explica la violencia?

“Responde a un adoctrinamiento de cómo vivir. Esto no es normal. Y para nada es normal cuando te enteras que en la misma semana murió el doble de mujeres que murió hace un mes, un año. Y que ya no son siete sino nueve al día”.

Quiere que veamos el trabajo de ilustradoras mujeres. Menciona a varias: Hellcat, María Magaña, Maremoto. En unos minutos más, comenzará un bosquejo sobre un nuevo mural que pintará en la escuela Rubén Darío, justo donde fue agredida la mujer de su libro, y en el que denunciará los abusos sexuales contra niñas.

Su padre solicitó permiso a la directora del turno matutino y, aunque no se lo han confirmado, de todos modos acude con cuatro aerosoles en mano a la esquina de Orquídea y Clavel, para pintar una pared de la escuela.

“Todo el país puede ser un Ecatepec enorme”, dice para resaltar que las problemáticas de su municipio, conocido por su alto nivel de peligrosidad, pueden darse en cualquier otro punto del territorio. “No es como que nosotros seamos la costra que siempre está sangrando en el Estado de México: la herida la tiene todo el país”.

Ante las cámaras de Telediario, la pinta del mural toma unos veinte minutos. También realiza otra más, en una esquina contigua, donde aparece una vela y la leyenda “Calles Seguras”. Más tarde, el mural fue borrado con pintura blanca y la directora del plantel, Carmen Gutiérrez, envió un mensaje exigiendo una explicación sobre por qué se realizó un dibujo sin autorización de la escuela.

Fabián denunció el caso en su cuenta de Twitter. Y a través de la misma red social, usuarias como @JuanaLaloca y @Panoptismo le cuestionaron que haya solicitado borrar su nombre de un listado de agresores.

“Por lo que sé, yo y mi esposa estamos en esa lista y no, yo no he pedido que me borren”, contestó.

Adriana Estela Flores
Más temprano, mientras pintaba un vidrio de su casa con aerosol, sentenció: “Yo sé que un dibujo no va a cambiar al mundo pero por lo menos alguien volteará a vernos”.

JM