Lime rechaza pagar permiso para operar patines en CDMX Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Lime rechaza pagar permiso para operar patines en CDMX

Andrés Lajous asegura que las firmas que no cubran la contraprestación no podrán trabajar.

Foto: Octavio Hoyos

CIUDAD DE MÉXICO.- Lime, la empresa líder de scooters eléctricos en el mundo, dio a conocer en un comunicado que por la falta de certeza jurídica y a que se antepone la cuestión económica al desarrollo de las alternativas sustentables, aunado a la falta de claridad sobre el futuro de la micromovilidad en Ciudad de México, no pagará la contraprestación requerida por la Semovi para obtener su permiso anual.

TE RECOMENDAMOS: En gobierno de Sheinbaum, vinculan a proceso a 25 policías por corrupción

En respuesta, Andrés Lajous, secretario de Movilidad, aseguró que las empresas tienen que pagar y que las que no lo hagan dejarán de operar.

Lime tiene que cubrir 12 millones 600 mil pesos por concepto de la operación de los mil 750 scooters que se le autorizaron en Ciudad de México.

Lajous dijo que no comparte la opinión de que no haya certeza jurídica, ya que el proceso está sustentado legalmente.

Enfatizó que se publicaron los lineamientos técnicos y avisos que determinaron las formas en las que otorgan los permisos anuales, pues las empresas deben tener certidumbre de las inversiones que están haciendo.

Desde que la Secretaría de Movilidad emitió los primeros lineamientos de operación, los Sistemas de Transporte Individual Sustentable y hasta que dio a conocer el pasado 11 de junio los resultados para obtener un permiso anual, Lime externó públicamente, y a través de más de 10 cartas enviadas a la autoridad, su inconformidad por la falta de certeza jurídica y claridad en la regulación.

“La subasta fijada como mecanismo de asignación no está sustentada en legislación alguna, y la distribución de unidades no ha sido probada ni validada por alguna instancia independiente a la administración que llevó el proceso.

"Además, privilegia los beneficios económicos por encima de los relacionados con la sustentabilidad y movilidad para los capitalinos, y genera distorsiones en el mercado, pues gana quien pueda pagar más, no quien ofrezca el mejor servicio o los mejores patines eléctricos”, señaló Julia Ortiz, directora de Relaciones con Gobierno de Lime México.

De esta manera, Lime decidió no pagar la contraprestación.

La empresa señala que en ningún otro país de los más de 20 en los que tiene operaciones, se utilizan mecanismos de esta índole para asignar patines.

A principios de 2019 había cerca de 11 mil unidades de distintas empresas desplegados en la Ciudad, que atendían más de 20 mil viajes al día, resolviendo así una clara necesidad de movilidad.

Sin embargo, después de las medidas tomadas por la Semovi, se perdió cerca de 63 por ciento de la operatividad de todas las empresas que brindan este servicio y se detuvo una importante tendencia de crecimiento.

Ana Daniela Portillo, directora general de Lime México, señaló que, tanto en Ciudad de México como en las principales capitales del mundo, ha quedado demostrado, con base en el uso y análisis de data, el cual ha sido compartido de manera responsable y transparente con las autoridades respectivas, que los patines eléctricos agilizan la movilidad urbana de manera sustentable, eficiente y respetuosa con el medio ambiente y son una solución.

De acuerdo con una encuesta realizada por Parametría en mayo pasado, 67 por ciento de los residentes en distintas zonas de la Ciudad están de acuerdo con la operación de los patines eléctricos; 39 por ciento porque son prácticos, rápidos y fáciles de utilizar y 28 por ciento porque son una buena opción de movilidad.

“Esperaremos la resolución del proceso judicial en curso y seguiremos apostando por cambiar el paradigma de movilidad que hasta ahora privilegia al uso del automóvil”, añadió Portillo.

JM