Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Cauteruccio apoya y se solidariza con damnificados tras sismo en México

El delantero uruguayo estuvo como voluntario en el Centro Universitario México, donde le compró una andadera a Aurora Robles, afectada en el terremoto del pasado 19 de septiembre.

Martín Cauteruccio, delantero de Cruz Azul

CIUDAD DE MÉXICO.- Aurora Robles de 52 años fue una de las personas afectadas por el terremoto que sacudió a México el pasado martes 19 de septiembre, en el que su casa quedó inhabitable, luego de que se dañaran las paredes, motivo por el cual tuvo que buscar un sitio donde quedarse temporalmente.

TE RECOMENDAMOS: 19-S: El sismo que cimbró y unió al deporte

La señora Robles llegó al Centro Universitario México (CUM) junto a su esposo, donde varios voluntarios les han ofrecido todos los servicios necesarios. Tras el sismo, Aurora utiliza una andadera para poder caminar, pues se lastimó las rodillas al tratar de salir de su casa ubicada en Torres Adalid y Gabriel Mancera, cayéndose en tres ocasiones.

Creo que de los 52 años que tengo y que he pasado temblores y un terremoto, no había visto uno como el del día martes, más bien, no había habido como el del día martes. Estaba desayunando, salí despavorida, del cual me caí tres veces y me lastimé las rodillas; estoy sentada aquí con la andadera”, mencionó para La Afición.

Hoy en día varios mexicanos se han vestido de héroes, que han estado en los escombros, rescatando vidas, apoyando a los damnificados, pero la señora Robles tuvo uno en particular: Martín Cauteruccio.

El delantero uruguayo estuvo como voluntario en el CUM, quien se enteró que Aurora necesitaba de una andadera al salir lesionada en el terremoto, por lo que rápidamente pidió apoyo a una de sus amigas para poder conseguirla.

“Un jugador del Cruz Azul me trajo mi andadera, nueva, me la compró en 20 minutos; no conseguían mi andadera y yo no saqué dinero”, comentó.

La señora de 52 años aseguró que ‘Cuate’ “estaba como voluntario, barriendo, trapeando, dando de comer, dando agua, cargando, pero yo no sabía (quien era), hasta que vino a verme, porque me tienen que estar vendando los pies, me vio y me dijo: ‘¿señora no va a cenar?’, le dije no me puedo parar”, él inmediatamente le preguntó cuál era el motivo, respondiéndole: “es que necesito andadera y no hay”.

El delantero celeste no lo pensó dos veces y “habló con una amiga y le dijo ve y cómprame una andadera. A los 20 minutos me la compró, me dijo ‘esta no la deje, esta es suya, yo se la doy’.

Un voluntario me comentó que era un jugador del Cruz Azul y le vi las piernas y dije ah sí, es un jugador”. Aurora expresó que Cuateruccio es “lindísimo, andaba haciendo aquí de todo, viendo que les hacía falta, que necesitábamos, se ve que había trabajado muchísimo; bellísima persona, estoy conmovida, estoy dolida, no sé”.

MC