América y Pumas, empate con distinto sabor Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

América y Pumas, empate con distinto sabor

Jornada 9. América jugó 70 minutos con un hombre menos y Pumas fue incapaz de sacar provecho; al final, dividen puntos.

Foto: Imago7 | Carlos González no alcanza a controlar el balón.

CIUDAD DE MÉXICO.- A Pumas el estadio Azteca no se le da, y el América menos. No importa si las Águilas están en inferioridad, en los últimos años, a los universitarios les ha entrado una sensación de máximo respeto por un rival al que solían jugarle de tú a tú. Anoche tuvieron una ocasión inmejorable para cobrar revancha de esos episodios amargos que les ha propinado el cuadro de Coapa y no pudieron hacerlo. Al final, el empate a un gol dejó distintos sabores.

TE RECOMENDAMOS: Barcelona vence al Valencia con doblete de Luis Suárez

El punto para las Águilas puede ser bueno y malo. Positivo porque sumó cuando tuvo que jugar más de una hora de partido con un hombre menos. Negativo porque fue incapaz de mantener la ventaja que había logrado. Pero para Pumas es más negativo que positivo, porque tuvo un hombre más gran parte del juego y no mostró esa ambición de lanzarse a lastimar a América, fue más pasivo que agresivo y solo lo hizo cuando se vio abajo en el marcador.

Un resultado que mantiene a América en la zona de Liguilla y a Pumas le mete entre los ocho primeros, pero lo deja con una sensación de impotencia por no poderse quitar el dominio que tienen los azulcrema sobre ellos.

Pintaba para ser un buen partido, porque los dos salieron a buscarse la cara, pero el juego dio un vuelco muy pronto, los planes que tenía América se trastocaron con la expulsión de Sebastián Córdova, el mediocampista americanista se vio muy acelerado y vio la roja por una plancha sobre Vigón al 17’.

Eso condicionó a las Águilas, que tuvieron que priorizar la organización defensiva, Roger Martínez se retrasó a jugar como volante para tapar la salida de Alan Mozo; con eso, los de Coapa perdieron potencia y fueron incapaces de generar alguna acción ofensiva, el equipo amarillo tuvo poco tiempo el balón en su poder y cuando lo tenía, no era capaz de trascender al ataque.

Pero si América no profundizaba, Pumas tampoco lo hacía, a Universidad le faltó vehemencia al ataque, tenía el partido en un escenario en el que podía asumir más riesgos y no lo hizo, se conformaba con una posesión estéril, porque no fue capaz de agobiar el arco de Guillermo Ochoa.

Al equipo de Michel le faltó esa cuota de ambición, no fue un equipo hambriento de revancha. América priorizó evitar que el daño fuera más grande, no tuvo ni una sola aproximación al arco universitario. Universidad tuvo la que estaba buscando y la acabó desperdiciando. Bryan Mendoza filtró un gran pase para Carlos González, pero el guaraní sacó un calcetinazo que se ahogó por la raya de fondo. Perdonó Pumas y América se fue vivo al descanso.

Por fin el partido se hizo más eléctrico, América salió más decidido a ir al frente, no dejó de estar atento en defensa, pero dio un paso al frente y se soltó. Roger marcó, pero su gol fue anulado por una mano del colombiano.

Y enseguida, Renato tuvo la más clara de las Águilas. Un pase filtrado llevó al ecuatoriano a plantarse en el área mano a mano con Alfredo Saldívar, y el portero universitario le ganó el pulso.

Los entrenadores arriesgaron, Michel mandó a Iturbe por Vigón y el Piojo —desde el palco— ordenó el ingreso de Giovani por Roger. La temperatura se mantenía a la espera de un jugador que ejerciera de catalizador y acabara con la secuencia de imprecisiones que acusaban los dos equipos a la hora de ir al frente.

Y fue Federico Viñas el que cambió la inercia, el uruguayo que debutó con América apenas llevaba 28 segundos en el campo cuando se asoció con Gio, y luego tocó para Sánchez que le regresó la pelota y el charrúa la mandó al fondo al 78’.

Solo así espabiló Pumas, solo así mostró orgullo, apretó y encontró el gol del empate casi de inmediato. Bryan Mendoza cazó un rechace y le pegó con la derecha de fuera del área y el balón se le escurrió a Guillermo Ochoa, al 80’, Universidad se presentaba en el Azteca.

Cada equipo tuvo una para ganar. Quintana salvó sobre la raya un balón que Paul levantó sobre la salida de Saldívar. Y Aguilera impidió un remate de González.

Un encuentro del que se esperaba mucho, solo tuvo 20 minutos de electricidad, un empate que le sabe poco a los dos. A Pumas lo deja con un sabor amargo, tuvo a América en la mano y lo perdonó.

28 Segundos tardó Federico Viñas en marcar su primer gol en el futbol mexicano; el uruguayo entró como relevo de Henry Martin.

16 Partidos suma Pumas sin ganar en el estadio Azteca al América, la última vez fue en la semifinal de ida del Apertura 2015.

PGG