Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Tigres gana la Guerra Civil ante Diablos Rojos

La novena escarlata no pudo festejar. El juego decisivo de la guerra que inauguró oficialmente el Nuevo Infierno fue para los quintanarroenses

Los Tigres de Quintana Roo se llevan la serie sobre los Diablos Rojos (Cortesía Diablos Rojos)

CIUDAD DE MÉXICO.- Otra vez, el visitante le amargó la fiesta a los pingos. Con una victoria por 5-2 sobre los Diablos Rojos del México en el tercero del compromiso, los Tigres de Quintana Roo se quedaron con la primera serie de la temporada de 2019, misma que pasará a la historia como la primera oficial en el Estadio Alfredo Harp Helú.

TE RECOMENDAMOS: Así inician los Sultanes la temporada de la LMB

Tras haber ganado el juego inaugural el pasado viernes, los escarlata no pudieron repetir el éxito y cayeron en los duelos de sábado y domingo. Este último, un duelo cerrado que comenzaron ganando pero que, al igual que la serie, terminaron cediendo.

La primera novena en colocar una rayita en la pizarra, sin embargo, fueron los escarlata. Al cierre de la tercera, Japhet Amador recibió pasaporte con la casa llena para empujar la de la quiniela, acto seguido, Oswaldo Arcia dio dos de ventaja a los capitalinos con un elevado de sacrificio, pero el abridor felino, el ex diablo Jorge Luis Castillo, dominó a Adonis García para terminar el rally dejando corredores en segunda y tercera.

El encuentro tenía un solo tono, el rojo, gracias al abridor de los escarlata. David Reyes retiró sin daño las primeras cinco entradas y parecía en total control, pero al abrir la sexta, las cosas cambiaron. Tigres rompió el rosario con un imparable de Bryant Aragón ante Rodolfo Aguilar, quien sustituyó a Reyes luego que éste le otorgará pasaporte a Frank Díaz y permitiera sencillo a Francisco Córdoba.

La breve labor de Rodolfo terminó sin que pudiera sacar un solo out. Reyes se fue dejando números de 5.1 entradas lanzadas, 7 hits, tres bases por bolas y seis chocolates, mientras Aguilar se fue tras permitir el imparable de Aragón, el único bateador que enfrentó. Rogelio Martínez entró al quite, pero luego de dominar a Rolando Acosta, caminó a Justin Greene, por lo que el mánager Víctor Bojórquez también entró a pedirle la pelota y entregársela a Fabián Cota.

Cota no hizo un mal trabajo pero tampoco logró apagar el fuego, pues no pudo quedarse con la fuerte línea que Rubén Sosa bateó en su dirección y la pelota terminó yéndose lentamente hacia segunda base, permitiendo que Tigres le diera vuelta a la tortilla al anotar un par y tomar la ventaja 3-2.

Por primera vez abajo en la pizarra y con el orgullo herido, Diablos intentó responder de inmediato ante Luis Gámez, quien relevó a Castillo luego que éste permitiera sencillo de Arcia y caminara a García, pero Jorge Cantú falló a la hora buena al batear un rodado por tercera que mató el intento de rally con una doble matanza que, por cierto, incluyó la primera revisión en la historia en el Estadio Alfredo Harp Helú, misma que fue a favor de Tigres y confirmó el doble play que culminó el inning.

Rubén Sosa se confirmó como el mejor del día al conectar un doblete en la octava que puso la pizarra 4-2. Y la quinta de Tigres llegó en la novena, en un pisa y corre que generó otra revisión, la cual cambió la marcación inicial (out) y dio a los felinos otra carrera, lo que causó la molestia de Bojórquez, quien reclamó y fue expulsado por el umpire Jaír Fernández. Así, Diablos ganó el primer juego oficial en la historia de su nuevo estadio, pero su odiado rival, Tigres, les quitó la sonrisa al llevarse la serie.